El miedo o ansiedad escénica se produce cuando la persona tiene una ansiedad muy elevada y no puede afrontar con normalidad las situaciones, produciéndose una ejecución probablemente incorrecta de la actuación musical.

Lo que debemos pretender no es eliminar la ansiedad en su totalidad, ya que es beneficiosa para una buena ejecución e interpretación musical, pero sí a moderarla dentro de unas “líneas imaginarias” donde se encuentre la ansiedad adecuada para poder afrontar cualquier situación musical lo mejor posible.

La ansiedad escénica es una fobia social específica, sintiendo la persona malestar o miedo desproporcionado ante situaciones con un contexto social específico (por ejemplo: Un gran auditorio; Gente entendida en música; Tocar obras de gran dificultad en público…), en el que tengan que desarrollar una actividad musical, como puede ser tocar un instrumento, cantar, dirigir una agrupación musical etc.






Hay tres respuestas que se producen cuando hay ansiedad escénica en músicos:

La primera es la respuesta cognitiva: en ansiedad lo más característico son interpretaciones catastróficas sobre la propia actuación, la percepción de los demás sobre la propia actuación y el juicio negativo de los demás, el miedo a ser rechazado y las propias reacciones de ansiedad, la persona cree firmemente que algo terrible va a suceder: “Me voy a poner muy nervioso” “No voy a poder tocar ni una nota” “La gente se reirá de mí porque me voy a equivocar” “El instrumento me va a sonar muy mal”.

La segunda es la repuesta fisiológica: Incluiría taquicardia, tensión muscular, temblores, calor, sudoración, boca seca, ganas de orinar, desarreglos en el estómago… siendo una de las más visibles y más molestas el temblor (debido a la tensión que el músico está haciendo, y esta es una de las razones por la que se incluiría la relajación) Estas sensaciones suelen ser molestas y/o desagradables, aunque hay que recordar que no son peligrosas y tienen un objetivo de seguridad.

La tercera es la respuesta motora o conductual:

Evitación = No se enfrenta a la situación temida (Ejemplo: Nunca toca como solista; No va a conciertos; Pone excusas cuando sabe que la dificultad de la obra es alta y se queda en casa…)
Escape = Una vez dentro de la situación temida huye de la misma. (Ejemplo: En el concierto le dice al compañero que le ayude en la obra que tiene como solista y que toque con él; Tocar una octava más baja; Esconderse detrás del atril; Tocar piano…)


Miedo-escenico-95dpi.jpg


La exposición es la técnica por excelencia para tratar la ansiedad escénica en músicos. Trata de que el sujeto se vaya exponiendo o afrontando gradualmente situaciones ansiógenas, como puede ser tocar ante público, tocar o dirigir obras dificultosas, sin que exista ningún escape ni evitación, hasta que la ansiedad baje a cero (desaparezca). No se pasará al ítem o situación siguiente hasta que el anterior no produzca cero de ansiedad directamente al exponerse a la situación temida. Esta sirve para que el sujeto compruebe que la ansiedad no dura para siempre, que sin hacer escapes o evitaciones, ésta desaparece. Además podrá encontrarse ante la situación temida sin tener ansiedad (cuando la ansiedad baje a cero), por lo que irá comprobando que los miedos son infundados.

Os recomiendo dos libros muy buenos sobre este tema de Guillermo Dalia:

- Dalia. G. “Cómo ser feliz si eres músico o tienes uno cerca”. Ed. Mundi Música. Madrid 2008
- Dalia. G. “Cómo superar la ansiedad escénica en músicos”. Ed. Mundi Música. Madrid 2004


miedo.jpg